Karime Macías, esposa del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, decidía a quién se le daban los contratos públicos durante la administración del priista, confesó el extesorero estatal Antonio Tarek Abdalá Saad.

De acuerdo con el medio Animal Político, en la confesión brindada a la Procuraduría General de la República (PGR), el exfuncionario admitió que “sabía que para desviar recursos se utilizaban empresas fantasma y que era Karime Macías quien decidía a quién se le daban los contratos públicos”.

Asimismo, tenía conocimiento de que usaban a las secretarías estatales de Seguridad Pública (SSP), de Agricultura y de Desarrollo Social (Sedesol) para hacer los desvíos; apunta la declaración recogida el 23 de mayo, cuando aún tenía fuero como diputado federal por el PRI y forma parte de las pruebas contra Duarte de Ochoa en la audiencia donde se declaró culpable.

Abdalá Saad detalló que el dinero se tomaba de los recursos asignados a distintas dependencias y que pese a las carencias que tenían o los servicios por cumplir, eran transferidos para los fines que decidían los entonces gobernador y primera dama.

Para mover los recursos y así se les perdiera el rastro, había dos tipos de cuentas bancarias en la Secretaría de Finanzas estatal: las específicas, en las que se recibía el recurso federal etiquetado para un fin determinado, y las “concentradoras”, a las que se transfería el dinero para dispersarlo.

Todo esto era aprobado por Javier Duarte. Por lo regular me reunía con él en las noches y me indicaba qué era lo que había que transferir de una cuenta a otra”, señala el texto.

Cabe recordar que a nivel federal no hay ningún proceso penal abierto en contra de Karime Macías.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here