El pasado 21 de junio, el exgobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, anunció la recuperación de una casa en un lujoso fraccionamiento en Woodlands, Texas, Estados Unidos, asegurando que pertenecía a su antecesor, Javier Duarte.

Sin embargo, este lunes, diversos medios afirmaron que habría utilizado dinero público –de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan)– para comprarla, buscando que el extesorero de la entidad, Arturo Bermúdez Zurita, declarara en contra de Duarte de Ochoa.

El entonces mandatario panista detalló que la propiedad podría valer más de un millón de dólares, y para liquidar el crédito que el exfuncionario adquirió a plazos, habría desembolsado al menos 220 mil dólares.

Bermúdez demandará

El extesorero –quien se encuentra recluido en el penal de Pacho Viejo por desaparición forzada de personas– aseguró que sus abogados presentarán una denuncia contra Yunes Linares y el titular de la Fiscalía estatal, Jorge Winckler Ortíz, por delitos como tortura, extorsión, fraude procesal y simulación de actos jurídicos, entre otros.

De acuerdo con su testimonio, fue visitado por personal de la Secretaría de Seguridad Pública en diversas ocasiones para torturarlo y amenazarlo con entregar inmuebles al mandatario estatal o abrirían nuevas carpetas en contra suya y de su familia.

Finalmente, señaló que por las fechas, el anuncio de la propiedad en Woodlands representaba un golpe mediático que buscaba favorecer al hijo de Yunes Linares, quien competía por la gubernatura en las elecciones del 1 de julio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here